Meditaciones en el Mar Rojo: DESCARGA GRATIS LOS LIBROS DE CARLOS CASTANEDA ...el chamán tolteca .
Búsqueda personalizada

GRACIAS POR VUESTRAS COLABORACIONES. SEAN INFINITAMENTE BENDECIDOS.

Press the button below to view this page in your own language

banderitas traducción

QUERIDOS AMIGOS SEAN BIENVENIDOS A MI CASA QUE ES LA DE USTEDES

" NO TE TOMES NADA PERSONALMENTE ".

CUANDO SEAS INMUNE A LAS OPINIONES Y LOS ACTOS DE LOS DEMÁS, DEJARÁS DE SER LA VÍCTIMA DE UN SUFRIMIENTO INNECESARIO


Queridos amigos, sean bienvenidos a mi casa. Como pueden ver éste es un lugar sin música y donde aparecen publicados escritos para leer o escuchar y figuras de protección, mandalas y distintos signos energéticos que no fueron elegidos al azar. Todo el contexto tiene un único sentido y es que todos se sientan bien, iluminados y energizados espiritualmente.
Los invito a descargar libros gratuitos y a leer escritos espirituales, meditaciones y ejercicios de purificación, técnicas de abrazoterapia (también con árboles); técnica de autoestima y antiestrés y todo tipo de escritos relacionados con filosofía, psicología y autoayuda, como así también técnicas de autosuperación como C.A.P.A. (corrector anímico por automensaje) y un libro sobre meditación para principiantes titulado "MediMente" que se puede descargar en este sitio.Pueden descargar otros libros y todos los cursos y talleres que se realizan en el blog de forma gratuita pueden descargarse, todo el material mencionado se puede acceder sobre el lado derecho del blog (side-bar). Espero que encuentren aquí un lugar tranquilo donde sin estrés ni ruidos molestos puedan encontrarse con ustedes mismos y energizar su aura y su alma. Muchas gracias a todos por estar aquí.
Un abrazo desde la luz.

ANTES DE VESTIR TU CUERPO DE BLANCO ILUMINA TU ALMA.

sábado, enero 9

DESCARGA GRATIS LOS LIBROS DE CARLOS CASTANEDA ...el chamán tolteca .



Vamos a hacer una entrega de todos sus libros, entrevistas y de muchos otros autores, que fueron sus discípulos chamales o interpretaron su obra,como Gabriel Jaime Rivera, Juan Morales, Florinda Donner o Guillermo Marín entre otros.

Carlos Castaneda afirmaba haberse convertido en chamán tolteca tras someterse a un entrenamiento de modificación de conciencia y percepción.

Conocido por sus libros en los que plasmó sus experiencias con alucinógenos, como el peyote y los hongos mexicanos, el antropólogo y escritor de origen sudamericano naturalizado estadounidense Carlos Castaneda afirmaba haberse convertido en chamán tolteca tras someterse a un entrenamiento de modificación de conciencia y percepción.

A 71 años de su nacimiento, Castaneda es recordado por sus libros, en los que mezcla datos autobiográficos con ideas del chamanismo, sus experiencias con diversas drogas y rituales toltecas, que han tenido un gran éxito que inició en la psicodelia y la Contracultura de los años 60 y 70 y llega hasta la generación actual.

El total de su obra está en inglés, no obstante que hablaba perfectamente el español. Se trata de un recuento de la cosmología que el brujo yaqui Don Juan Matus le inculcó, escrita en primera persona, que ya se convirtió en un clásico de la literatura espiritual y de la llamada Nueva Era. Existen versiones contrarias sobre su nacimiento.

Según él, vio la primera luz el 25 de diciembre de 1935, en Sao Paulo, Brasil. Su padre fue un profesor de literatura y su tío Oswaldo Aranha fue presidente de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y embajador en los Estados Unidos.

Pero de acuerdo con los registros de inmigración estadounidense, nació en Perú, en 1925. Su padre, Cesar Arana Burungara trabajaba como orfebre y su madre se llamaba Susan Castañeda Navoa. Creció en Cajamarca e hizo sus estudios en Lima.

Se casó en la década de los 50 con Margaret Runyon y tuvo un hijo, pero al poco tiempo los abandonó. En 1950 emigró solo a Estados Unidos. Comenzó a vivir con una familia que le dio asilo en Los Angeles. Obtuvo la ciudadanía de ese país y en 1959 terminó sus estudios en Psicología, en Los Angeles City College y entró a la Universidad de California, para estudiar Antropología.

A principios de los años 60, casi para finalizar sus estudios, viajó al desierto de Sonora, México, para recopilar información sobre el uso medicinal de ciertas plantas psicotrópicas entre los indios mesoamericanos.

En una estación de autobuses de Nogales, Arizona, conoció al brujo yaqui Don Juan Matus, quien pronto lo tomó como su aprendíz.Según Castaneda, Don Juan era líder de un grupo de brujos que le enseñó los usos del peyote como psicotrópico.

En 1968 comenzó a publicar sus libros sobre las enseñanzas de Don Juan, en los que plasmó sus experimentaciones con alucinógenos. Como parte de sus estudios, Castaneda experimentaba con las drogas, el peyote y las setas mexicanas, pero en 1965 dejó de consumirlas por el temor de volverse loco.

Sus escritos se convirtieron en un éxito instantáneo, aunque todavía hoy existe gente que duda sobre la veracidad de esos trabajos. Principalmente, porque nadie, aparte de Castaneda, llegó a conocer a Don Juan, no obstante que muchos críticos se dieron a la tarea de buscarlo.

La obra de Castaneda, desde su publicación, ha despertado una gran polémica, entre otras cosas se le acusa de haber incluido falsedades intencionadas en sus libros. En especial se ha señalado la falta de acuerdo entre sus estudios y los proyectos de investigación realizados por otros antropólogos sobre los indios yaquis y la doctrina religiosa que atribuye a Don Juan.

Su trabajo más importante fue “Las enseñanzas de Don Juan” (1968), que la Universidad de California aceptó como su tesis y posteriormente sacó a la venta, logrando el éxito internacional. Además, realizó “Una realidad aparte” (1971), “Viaje a Ixtlán” (1973), “Relatos de poder” (1975), “El segundo anillo de poder” (1977), “El don del águila” (1981), “El fuego interno” (1984), “El conocimiento silencioso” (1987), “El arte de ensoñar” (1993), “El lado activo del infinito” (1999), “Pases mágicos” (1999) y “La rueda del tiempo” (2000). Incluso la fecha de su deceso ha causado controversia.
La versión difundida es que falleció un 27 de abril de 1998, debido a un cáncer de hígado, en su casa de Los Angeles (EUA), aunque su muerte tardó dos meses en hacerse pública y no existen documentos en línea que la avalen, ni se conoce tumba donde haya sido enterrado.
Con todos los misterios que esconde su nombre, su personalidad y su obra, no deja hasta el día de hoy de sorprenderme y admirarme cada libro ,cada frase, cada letra que a través del tiempo esta más vigente que nunca, espero les apasione como a mí Helen.

EN EL FINAL DEL POST ENCONTRARAN EL LINK PARA BAJAR ESTOS 3 LIBROS QUE DESCRIBO Y TODA LA LISTA QUE ESTA AL FINAL QUE ES LA BIBLIOGRAFÍA COMPLETA DE CASTANEDA.


LAS ENSEÑANZAS DE DON JUAN (Una forma Yaqui de conocimiento) Carlos Castaneda



INTRODUCCIÓN


DURANTE el verano de 1960, siendo estudiante de antropología en la Universidad de California, los Ángeles, hice varios viajes al suroeste para recabar información sobre las plantas medicinales usadas por los indios de la zona. Los hechos que aquí describo empezaron durante uno de mis viajes. Esperaba yo un autobús Greyhound en un pueblo fronterizo, platicando con un amigo que había sido mi guía y ayudante en la investigación. De pronto se inclinó hacia mí y dijo que el hombre sentado junto a la ventana, un indio viejo de cabello blanco, sabía mucho de plantas, del peyote sobre todo. Pedía mi amigo presentarme a ese hombre.

Mi amigo lo saludó, luego se acercó a darle la mano. Después de que ambos hablaron un rato, mi amigo me hizo seña de unírmeles, pero inmediatamente me dejó solo con el viejo, sin molestarse siquiera en presentarnos. El no se sintió incomodado en lo más mínimo. Le dije mi nombre y él respondió que se llamaba Juan y que estaba a mis órdenes. Me hablaba de "usted". Nos dimos la mano por iniciativa mía y luego permanecimos un tiempo callados. No era un silencio tenso, sino una quietud natural y relajada por ambas partes. Aunque las arrugas de su rostro moreno y de su cuello revelaban su edad, me fijé en que su cuerpo era ágil y musculoso.

Le dije que me interesaba obtener informes sobre plantas medicinales. Aunque de hecho mi ignorancia con respecto al peyote era casi total, me descubrí fingiendo saber mucho, e incluso insinuando que tal vez le conviniera platicar conmigo. Mientras yo parloteaba así, él asentía despacio y me miraba, pero sin decir nada. Esquivé sus ojos y terminamos por quedar los dos en silencio absoluto. Finalmente, tras lo que pareció un tiempo muy largo, don Juan se levantó y miró por la ventana. Su autobús había llegado. Dijo adiós y salió de la terminal.

Me molestaba haberle dicho tonterías, y que esos ojos notables hubieran visto mi juego. Al volver, mi amigo trató de consolarme por no haber logrado algo de don Juan. Explicó que el viejo era a menudo callado o evasivo; pero el efecto inquietante de ese primer encuentro no se disipó con facilidad.

Me propuse averiguar dónde vivía don Juan, y más tarde lo visité varias veces. En cada visita intenté llevarlo a hablar del peyote, pero sin éxito. No obstante, nos hicimos muy buenos amigos, y mi investigación científica fue relegada, o al menos reencaminada por cauces que se hallaban mundos aparte de mi intención original.

El amigo que me presentó a don Juan explicó más tarde que el viejo no era originario de Arizona, donde nos conocimos, sino un indio yaqui de Sonora.

Al principio vi a don Juan simplemente, como un hombre algo peculiar que sabía mucho sobre el peyote y que hablaba el español notablemente bien. Pero la gente con quien vivía lo consideraba dueño de algún "saber secreto", lo creía "brujo". Como se sabe, la palabra denota esencialmente a una persona que, posee poderes extraordinarios, por lo general malignos.

Después de todo un año de conocernos, don Juan fue franco conmigo. Un día me explicó que poseía ciertos conocimientos recibidos de un maestro, un "benefactor como él lo llamaba, que lo había dirigido en una especie de aprendizaje. Don Juan, a su vez, me había escogido como aprendiz, pero me advirtió que yo debería comprometerme a fondo, y que el proceso era largo y arduo.





EL CONOCIMIENTO SILENCIOSO Carlos Castaneda


ADVERTENCIA


Desde que por vez primera se publicó mi trabajo, me han preguntado si mis libros son ficción. Y yo he manifestado continuamente que lo que he hecho en mis libros es describir fielmente las diferentes facetas de un método de instrucción utilizado por don Juan Matus -un indio mexicano brujo- para enseñarme a comprender el mundo en términos de un grupo de premisas que él llamaba brujería.

El aprender a manejar de manera inteligente el mundo de la vida cotidiana, nos toma años de adiestramiento. Nuestra preparación, ya sea en el razonamiento mundano o en temas especializados, es muy rigurosa, porque el conocimiento que se nos trata de impartir es muy complejo. Idéntico criterio puede aplicarse al mundo de los brujos; sus métodos de enseñanza, los cuales dependen de la instrucción oral y de la manipulación de la conciencia de ser, aunque diferentes de los nuestros, son igualmente rigurosos, puesto que su conocimiento es tan, o hasta quizás más, complejo que el nuestro.


INTRODUCCIÓN


En varias ocasiones, a fin de ayudarme, don Juan trató de poner nombre a su conocimiento. El creía que el nombre más apropiado era nagualismo, pero que el término era demasiado oscuro. Llamarlo simplemente "conocimiento" lo encontraba muy vago, y llamarlo "hechicería", sumamente erróneo. "La maestría del intento" y "la búsqueda de la libertad total" tampoco le gustaron por ser términos abstractos en exceso, demasiado largos y metafóricos. Incapaz de encontrar un término adecuado optó por llamarlo "brujería", aunque admitiendo lo inexacto que era.

En el transcurso de los años, don Juan me dio diversas definiciones de lo que es la brujería, sosteniendo siempre que las definiciones cambian en la medida que el conocimiento aumenta. Hacia el final de mi aprendizaje, me pareció que estaba yo en condiciones de apreciar una definición tal vez más compleja o más clara que las que ya había recibido.

-La brujería es el uso especializado de la energía -dijo, y como yo no respondí, siguió explicando-. Ver la brujería desde el punto de vista del hombre común y corriente es ver o bien una idiotez o un insondable misterio, que está fuera de nuestro alcance. Y, desde el punto de vista del hombre común y corriente, esto es lo cierto, no porque sea un hecho absoluto, sino porque el hombre común y corriente carece de la energía necesaria para tratar con la brujería.

Dejó de hablar por un momento y luego continuó.

-Los seres humanos nacen con una cantidad limitada de energía -prosiguió don Juan- una energía que a partir del momento de nacer es sistemáticamente desplegada y utilizada por la modalidad de la época, de la manera más ventajosa.

-¿Qué quiere usted decir con la modalidad de la época? -pregunté.

-La modalidad de la época es el determinado conjunto de campos de energía que los seres humanos perciben -contestó-. Yo creo que la percepción humana ha cambiado a través de los siglos. La época determina el modo de percibir; determina cuál conjunto de campos de energía, en particular, de entre un número incalculable de ellos, será percibido. Manejar la modalidad de la época, ese selecto conjunto de campos de energía, absorbe toda nuestra fuerza, dejándonos sin nada que pueda ayudarnos a percibir otros campos de energía, otros mundos.

Con un sutil movimiento de cejas, me instó a considerar todo lo dicho.

-A esto me refiero cuando digo que el hombre común y corriente carece de energía para tratar con la brujería -prosiguió-. Utilizando solamente la energía que dispone, no puede percibir los mundos que los brujos perciben. A fin de percibirlos, los brujos necesitan utilizar un conjunto de campos de energía que habitualmente no se usan. Naturalmente, para que el hombre común y corriente perciba esos mundos y entienda la percepción de los brujos, necesita utilizar el mismo conjunto que los brujos usaron. Y esto desgraciadamente no es posible porque toda su energía ya ha sido desplegada.

Hizo una pausa, como si buscara, palabras más adecuadas para reafirmar este punto.

-Piénsalo bien -continuó- no es que estés aprendiendo brujería a medida que pasa el tiempo; lo que estás haciendo es aprender a ahorrar energía. Y esta energía ahorrada te dará la habilidad de manejar los campos de energía que por ahora te son inaccesibles. Eso es la brujería: la habilidad de usar otros campos de energía que no son necesarios para percibir el mundo que conocemos. La brujería es un estado de conciencia. La brujería es la habilidad de percibir lo que la percepción común no puede captar.

-Todo por lo que te he hecho pasar -prosiguió don Juan- cada una de las cosas que te he mostrado fueron simples ardides para convencerte de que en los seres humanos hay algo más de lo que parece a simple vista.

Nosotros no necesitamos que nadie nos enseñe brujería, porque en realidad no hay nada que enseñar. Todo lo que necesitamos es un maestro que nos convenza de que existe un poder incalculable al alcance de la mano. ¡Una verdadera paradoja! Cada guerrero que emprende el camino del conocimiento cree, tarde o temprano, que está aprendiendo brujería, y lo que está haciendo es dejarse convencer de que existe un poder escondido dentro de su ser y que puede alcanzarlo.




UNA REALIDAD APARTE (Nuevas conversaciones con don Juan) Carlos Castaneda.




Hablábamos de mi interés en su conocimiento, pero, como de costumbre, íbamos por sendas distintas. Yo me refería al conocimiento académico que trasciende la experiencia, mientras él hablaba del conocimiento directo del mundo.

-¿A poco crees que conoces el mundo que te rodea? -preguntó.

-Conozco de todo -dije.

-Quiero decir, ¿sientes el mundo que te rodea?

-Siento el mundo que me rodea tanto como puedo.

-Eso no basta. Debes sentirlo todo; de otra manera el mundo pierde su sentido.

Formulé el clásico argumento de que no era necesario probar la sopa para conocer la receta, ni recibir un choque eléctrico para saber de la electricidad.

-Ya transformaste todo en una estupidez -dijo-. Ya veo que quieres agarrarte de tus razones a pesar de que no te dan nada; quieres seguir siendo el mismo aún a costa de tu bienestar.

-No sé de qué habla usted.

-Hablo del hecho de que no estás completo. No tienes paz.

La aserción me molestó. Me sentí ofendido. Pensé que don Juan no estaba calificado en modo alguno para juzgar mis actos ni mi personalidad.

-Estás lleno de problemas -dijo-. ¿Por qué?

-Sólo soy un hombre, don Juan -repuse malhumorado.

Hice la afirmación en la misma vena en que mi padre solía hacerla. Cada vez que decía ser sólo un hombre, implicaba que era débil e indefenso y su frase, como la mía, rebosaba un esencial sentido de desesperanza.

Don Juan me escudriñó como el día en que nos conocimos.

-Piensas demasiado en ti mismo -dijo sonriendo-. Y eso te da una fatiga extraña que te hace cerrarte al mundo que te rodea y agarrarte de tus razones. Por eso tienes solamente problemas. Yo también soy sólo un hombre, pero no lo digo como tú lo dices.

-¿Cómo lo dice usted?

-Yo me he salido de todos mis problemas. Qué lástima que mi vida sea tan corta y no me permita aferrarme de todas las cosas que quisiera. Pero eso no es problema, ni punto de discusión; es sólo una lástima.

Me gustó el tono de sus frases. No había en él desesperación ni compasión por sí mismo.

A CONTINUACIÓN LA DESCARGAS DE TODA SU BIBLIOGRAFÍA COMPLETA.HACE CLIC EN CADA TITULO.

viñeta

Las Enseñanzas de Don Juan

viñeta

Una Realidad Aparte

viñeta

Viaje a Ixtlán

viñeta

Relatos de Poder

viñeta

El Lado Activo del Infinito

viñeta Castaneda Carlos - El Lado Activo Del Infinito.zip
viñeta Castaneda Carlos - Entre Comillas.zip
viñeta Castaneda Carlos - Las Ensenanzas De Don Juan.zip
viñeta Castaneda Carlos - Relatos De Poder.zip
viñeta Castaneda Carlos - Resumen de varios libros-lit.zip
viñeta Castaneda Carlos - Una Realidad Aparte.zip
viñeta Castaneda Carlos - Viaje A Ixtlan.zip



"Antes de vestir tu cuerpo de blanco, ilumina tu alma".

La armonía, el amor y la luz están donde la vida te lleve. La iluminación de tus días y los colores con que los veas dependen de vos. No lo olvides, vos y sólo vos sos el hacedor de tus sueños y tu destino.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails